Hoy en día nos encontramos en un mercado muy competitivo en el que destacar de la competencia cada vez más supone un reto y donde cada detalle del producto cuenta para atraer a los clientes. Entonces, uno de los detalles que debes empezar a cuidar para destacar por encima de los demás es el packaging.

El packaging es lo primero que vemos del producto, y a simple vista, se convierte en un complemento que añade valor a nuestra compra. Por lo tanto, el diseño es importante para los consumidores, y también para tu negocio con el fin de conectar con tu audiencia.

A continuación, os dejamos con 7 ideas sencillas para crear el mejor packaging para tu empresa y que este te ayude a llevar al éxito tus productos:

1. Dirígete a tu público objetivo:

Lo primero que debes hacer es realizar un estudio general del mercado de tu producto, tanto de la competencia como de tu público objetivo. Cuanta más información dispongas sobre las necesidades de tus clientes y cómo acercarse a ellos, más efectivo serán tus envases.

2. Introduce las nuevas tecnologías:

Uno de los principales beneficios que nos ofrecen las nuevas tecnologías es que el consumidor tenga la posibilidad de interactuar con el envase, creando así una experiencia con este. Se puede llevar a cabo mediante realidad aumentada en los envases, códigos QR para escanear, participar en promociones escaneando un código con el móvil, entre más opciones.

3. Que sea claro y sencillo:

El diseño y el mensaje que queremos transmitir no debe estar muy sobrecargado, ya que normalmente, puedes llegar a transmitir más emociones y sensaciones en el cliente con un diseño sencillo.  Entonces, el envase ha de reflejar diseño y creatividad para llamar la atención del cliente lo máximo posible, pero siempre respetando la claridad y sencillez.

4. Elige el material adecuado:

Podemos encontrar una gran variedad de materiales que pueden ser usados de envase (cartón, vidrio, metal, plástico, etc.) y tu producto es el que determinará cual es el material de packaging ideal. Hay que tener varios factores en cuenta, como que no se rompa con facilidad, que tipo de producto es, como debe conservarse el producto en su interior, entre otros. Por ejemplo, en el packaging para CBD deberás seleccionar el que más te convenga, teniendo en cuenta que producto derivado del CBD venderás.

Además, las tendencias de los últimos años es el uso de materiales naturales o ecológicos para el packaging como envases hechos de cartón reciclado, corcho, etc.

5. Sigue tu imagen de marca:

Es importante que nuestro producto sea reconocido y que solo viéndolo sepamos que marca es, y esto se hace mediante el uso de los colores y tipografías corporativas, logotipos, estilo, entre otros. Por ello, si queremos fidelizar nuestros clientes, debemos transmitir los valores de la marca.

6. Dale un valor añadido a tu packaging:

Busca y crea un valor añadido para el envase de tu producto, algo que lo diferencie de la competencia. Podrías incluir en el packaging algún diseño original como incluir algún juego en el envase o que tenga un doble uso, como por ejemplo que un bote fuese reutilizado para guardar comida.

7. Divierte al público:

Ofrece al público objetivo un diseño original al packaging que le dé un toque divertido con el objetivo de que no pase desapercibido por el cliente. De esta forma, el cliente se fijará en el producto y conseguir aumentar las ventas.