Muchas personas piensan que el packaging no es tan importante como parece, pero hay que tener en cuenta que un cliente cuando está buscando un producto específico, tanto si ha realizado la compra de forma física u online, el packaging es lo primero que ve del producto.

Entonces, el packaging se convierte en un buen mecanismo para llamar la atención del cliente si se logra un diseño creativo que lo diferencie de la competencia, y con el objetivo de que finalmente los clientes se decanten por el producto.

Un ejemplo clave de la importancia del packaging es los famosos videos de unboxing,en el que el paquete es casi tan importante como el contenido, debido a que, si se muestra tu producto con un packaging personalizado y original en las redes sociales, puede llegar a tener un gran alcance de clientes potenciales.

La primera imagen te afecta

En la primera imagen del producto se desarrolla una serie de mecanismos mentales que hace que empieces a estar más o menos satisfecho, y que eso, luego hace que estés en disposición o no de comprar otra vez ese mismo producto.

Por eso, la estrategia de diseño gráfico a la hora de crear un packaging personalizado es fundamental, debido a que desempeña un parte esencial en el desarrollo de la imagen y marca dentro del público objetivo.

Además, puede afectar completamente la estrategia de marketing, ya que cuanto más impacto genere en el cliente, más posibilidades hay de que se acabe realizando la compra. Entonces, deberemos empezar a construir la marca a través del primer impacto visual.

Principales aspectos por destacar del packaging

Para no pasar desapercibido por el cliente, el embalaje de un producto debe tener una serie de características para que se decida en hacer la compra:

Función:

No hemos de pasar por alto la función principal de un embalaje y esta es que disponga de una forma que sea fácil de transportar y almacenar, y con los materiales que mejor protejan a aquello que va a comprar el usuario y que sean sostenibles con el medio ambiente.

Este aspecto es primordial en el packaging para joyería, ya que las joyas son un producto muy frágil que han de estar bien protegidos dentro de su embalaje.

Distinción:

Normalmente, cuando pones a la venta un producto, encuentras un gran numero de competencia a tu alrededor y, por ese motivo, deberás llevar a cabo un diseño que marque la diferencia, es decir, que un cliente pueda reconocer tu producto antes que el de los demás.

Información:

Aparte de un packaging que llame la atención del cliente, se debe añadir información sobre el producto, de manera clara y precisa, para que el cliente acabe de estar convencido de comprar el producto. Como podría ser en el caso del packaging para cosmética, en el que muchas veces, los clientes antes de comprar un producto revisan que contiene por si lleva ingredientes que no puede usar por casos como alergias.

Atraer al cliente:

No existe una formula clave para atraer la atención del cliente, pero un diseño atractivo y original puede ser fundamental para atraer visualmente a un cliente. En esta parte, es importante saber elegir que tipo de colores, tipografías, formas, entre otras cosas, se usarán en el packaging para atraer el cliente.